Con toda sinceridad

Un importante político con responsabilidades de gobierno ha declarado que cree “con toda sinceridad” no sé qué.

Sería posible por supuesto echar mano de análisis científicos del lenguaje político, pero queda descartado; esta bloguera ha dado con una tesis doctoral en internet, “aproximación” al tema, y son más de 800 páginas.

Desde la ignorancia científica, esta bloguera entiende que algún motivo habrá para que ese señor haya dicho eso, y como la ignorancia es atrevida -ahí están los tertulianos-, se atreve a conjeturarlo planteando dos hipótesis. Concretamente entiende que será porque caben otras posibilidades distintas al declarar que se cree algo “con toda sinceridad”; veamos esas otras posibilidades, que entrarían en la primera hipótesis.

– Que ese señor considere que sea posible creer “con parte de sinceridad”, y si en efecto así lo entiende, hable y actúe en consecuencia en otras ocasiones.  El porcentaje sería aquí graduable, entre fracción de 1 y poco menos de 100.

– Que ese señor considere que sea posible creer “con nada de sinceridad”, y si en efecto así lo entiende, hable y actúe en consecuencia en otras ocasiones.

También puede ser, segunda hipótesis, que simplemente ese señor haya usado una frase hecha, un relleno algodonoso que no significa nada. Una somera búsqueda en internet permite comprobar que esa expresión al parecer ha sido usada en unas cuantas anteriores ocasiones por este señor.

¿Cito a Shakespeare y lo de “words, words, words“, Shuséase, palabras, palabras, palabras, que queda muy bien para citar cuando se habla de palabrería hueca? Ya sabe, de Hamlet.

De las dos hipótesis anteriores, ¿cuál le parece a usted la más adecuada?

Porque si es la última, la cosa se complica y tenemos a su vez dos posibilidades, a saber, las siguientes:

– la primera, acordarnos de Carducci, poeta italiano premio Nobel que no ha leído nadie seguramente en España, ni esta bloguera tampoco, que a cambio sí ha leído Hamlet, y que queda muy bien para decir la frase esa de que se arrepentía de haber dedicado cuatro palabras a escribir lo que podía escribirse en tres, algo que se usa con diversas variantes. Una de ellas,

Giosue Carducci
Es un necio quien pudiendo decir una cosa en diez palabras emplea veinte

mejor no, porque a ver si se le va a aplicar a esta bloguera, dada a enrollarse, uf.

– la segunda, acordarse del “excusatio non petita”, en latín, y del “dime de qué presumes y te diré de lo que careces“, en castellano.

Esta bloguera no va a decir qué político es. Es uno que ese mismo día dijo su porcentaje habitual de cosas inciertas y manipuladas. Comprende esta bloguera que eso no es una pista.

Esta bloguera tampoco va a decir qué era lo que ese señor dijo que “creía sinceramente”. Y no porque no quiera decirlo; es que ha sido leerlo y sin querer le ha resbalado la vista. Será que, como dijo Rett Butler en la famosa escena final de “Lo que el viento se llevó“, hablando con Scarlett O’HaraFrankly, my dear, I don’t give a damn“, que se suele traducir por “francamente, querida, me importa un bledo“.

Y pensando en el tal Carducci, o en Gracián, ese del “más vale quitaesencias que fárragos” que se estudia en el colegio, qué mejor para evitar palabrería hueca que poner una perla clásica, pero de las buenas, en la que se dice mucho sin hablar una sola palabra. Esta, y, por favor, pinche encima de la imagen para verla bien, que esa así que no se debería usted perder.

Imagen

Vamos, que estamos apañados. Con toda sinceridad. O no. Porque estoy preocupada. La expresión “palabrería hueca” podría haberla sustituido por otra de una sola palabra: “palabrería”.  Vaya.

Verónica del Carpio Fiestas.

Anuncios

Acerca de Verónica del Carpio Fiestas

Abogada desde 1986. Colegiada ICAM nº 28.303 Profesora de Derecho Civil en el Departamento de Derecho Civil UNED desde 1992 Despacho profesional: C/ Santísima Trinidad, 30, 1° 5, 28010 Madrid (España) Tf.(+34) 917819377 e-mail veronica@delcarpio.es Twitter @veronicadelcarp Página web personal www.delcarpio.es Tengo DOS blogs jurídicos: El bosque y los árboles https://veronicadelcarpio.wordpress.com/ Rayas en el agua https://elotroblogdeveronicadelcarpio.wordpress.com/
Esta entrada fue publicada en democracia, Gallardón, lenguaje político, Mafalda, mentir, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s